lunes, 6 de abril de 2015

Prosas de Carne y Poesía© - Nombre con el que doy a conocer algunos de mis escritos, cuya propiedad intelectual ha sido debidamente registrada.


Tierra que me contiene y que contengo como material para una arqueología que no como una urna adentro porque vivo… Datos de fueron fue se desnuda mi siendo en una estratigrafía donde todos están, en orden, como un libro en el que me leo mi existencia y en él los genes de una biología que me existe, que dialoga con la materia cultural que me procrea, que me hace visible cuando hablo y escribo, que me lleva completo hacia la muerte. (©2004, Caracas, Venezuela, de Rafael Antonio Strauss Kazen)

*****
Al pie de mi existencia

Déjame estar detrás del alfabeto para verle el costillar a cada letra, pero no las pronuncies, no las digas, no ensalives sus nombres, no enlengües sus maneras de estar… Vamos primero al baile de la hormiga, que ayer estuvo haciendo caminos en la tierra del patio para restarle distancias al árbol de guayaba que cargado de fruta se me apetece en ojos se me gusta en la boca se me inquieta en las manos… Erecto el sortilegio de la estirpe, prendidas las distancias al costillar que miro, cada letra se enreda a mi pasado, se hace nombre y lo nombra, se hace sonido y dice, se hace palabra y habla, se hace convocatoria, se hace sudor que riega, se hace capullo y crece, se hace suposición, enjambre, se hace Frida y Picasso, se convierte en Olimpia, se lanza al mar Egeo con todas las palabras que sirven para no ahogarse, se hace todo de pronto, mientras al pie de mi existencia Melina, Sor Juana, Isadora, Chavela acarician sin miedo todos los espíritus que encarna Quetzalcoatl. Si Gabo me mirara le diría tan sólo una palabra, la que me está quemando, la que sigue creciendo, la que ha venido siendo columna vertebral de mi alfabeto…, gracias, le diría apenas en silencio, como si musitara ante un altar esa esperanza y movería los labios sólo lo necesario para decirle gracias, mientras busco en la intemperie de mi osadía para exhibir los brillos que me agobian. (©2004, Caracas, Venezuela, de Rafael Antonio Strauss Kazen)

*****