jueves, 12 de enero de 2017

El Diablo en Venezuela (Historia) por Rafael Antonio Strauss K.

Strauss K., Rafael. El diablo en Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas. Fundación Bigott (Bigotteca, Serie Orígenes), Caracas, 2004, 582 p. Historia.

Presentación, Reseñas, Entrevistas… – Para seguir la pista del diablo, presentación por Elías Pino Iturrieta –  El diablo tocado por la mano de Dios, reseña de Francisco Javier Pérez Hernández – El diablo hizo migas con el venezolano desde la Colonia, conferencia en la Universidad Simón Bolívar, por Elsa Pilato –  Tener el diablo en casa, reseña de Jorge Gustavo Portella –  Entrevista de Ana María Hernández – El Diablo…, entre los diez libros más vendidos de la semana – El proyecto – Pautas de fichaje – Otros insumos de interés para la historia de El Diablo en Venezuela

 Presentación, Reseñas, Entrevistas…

Presentación RCTV, El Observador On Line. Caracas, 20 de Febrero de 2005 Hora Local: 10:51:30 a.m. /// ARTE Y ESPECTÁCULOS /// Fundación Bigott publica obras de Rafael Straus y Salvador Garmendia /// 12 de febrero de 2005.- /// Las obras El Diablo en Venezuela: Certezas, Comentarios, Preguntas de Rafael Strauss y El RegresoCuentos Selectos de Salvador Garmendia serán bautizadas este domingo en la sede de Fundación Bigott, en el Casco Histórico de Petare. /// Se trata de los dos títulos más recientes de la colección Bigotteca. /// Las palabras de presentación estarán a cargo de Elías Pino Iturrieta e Ibsen Martínez. Se informa, también, en http://www.cenal.gob.ve/feria/grilla-viernes-18.pdf y en http://universo.eluniversal.com/ y http://universo.eluniversal.com/uni_agehist.shtml y también Presentación de "El diablo en Venezuela" de Rafael Strauss. ... Foro Piedra de Mar - www.cenal.gob.ve

Es un placer… invitarlos al bautizo de mi libro El Diablo en Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas, y la de nuestro admirado Salvador Garmendia, El Regreso, el domingo 13 de febrero de 2005, a las 11 de la mañana, en la Sede de la Fundación Bigott (Casco Histórico de Petare, frente a la plaza) Las espero; los espero… Rafael Strauss K.

2005, sábado 19 de febrero. Bigotteca se amplía con dos títulos más /// Relatos de Salvador Garmendia y un estudio sobre el mal en Venezuela /// Garmendia sigue vivo a través del último libro de la Fundación Bigott /// (Foto Archivo) /// Ángel Ricardo Gómez, El Universal /// Dos nuevos títulos llegaron para nutrir la llamada Bigotteca de la Fundación Bigott. Se trata de El regreso. Cuentos selectos, de Salvador Garmendia, y El diablo en Venezuela. Certezas, comentarios, preguntas, del antropólogo venezolano Rafael Strauss.” /// El primero, en palabras de Antonio López Ortega, editor ejecutivo de la Bigotteca, "es un homenaje al gran maestro de quien se reunieron sus mejores relatos". López Ortega señaló que el trabajo de recopilación fue realizado por Elisa Maggi, viuda del escritor, y su hija, Altagracia Garmendia. /// Ibsen Martínez, quien fue el responsable de presentar el libro del desaparecido escritor durante su bautizo, expresó satisfacción por el lanzamiento del mismo, ya que, según él, "este tipo de ediciones difunde entre los más jóvenes y los interesados las virtudes del oficio de escribir". /// Martínez, quien tuvo la fortuna de conocer a Salvador Garmendia, lo describe como un hombre cuya humildad iba acompañada de vocación y una entrega a la literatura en términos de "nalgas horas", todo lo cual constituye un ejemplo para las nuevas generaciones de escritores. /// Muchos nombres... El diablo en Venezuela. Certezas, comentarios, preguntas, constituye una interesante investigación antropológica en torno al mal en Venezuela, cómo se percibe, cómo se manipula y en cuáles escenarios se presenta. /// Rafael Strauss explica que tuvo que hacer una selección de escenarios de la vida nacional para encontrarse con que el mal sintetizado en el diablo está presente en casi todos: cultura popular, política y economía, por nombrar sólo algunos ámbitos. /// "El diablo es un personaje muy querido porque es permisivo; Dios es prohibitivo. Ese es un problema que tiene el ser humano", explicó el investigador, al tiempo que agregó: "Nosotros desde el punto de vista de la antropología siempre miramos no las expresiones del bien, sino las del mal, porque es allí donde las sociedades y el ser humano se muestran de manera directa, de alguna manera se desnudan, hay un emparentamiento que el ser humano trata de esconder".http://www.ucab.edu.ve/ucabnuevo/index.php?load=cic_boletin.htm&seccion=145

Vuelve la Bigotteca - Estampas http://www.eluniversal.com/estampas/anteriores/300405/protagonistas2.shtml “El segundo título publicado es producto del ingenio del antropólogo venezolano Rafael Strauss, quien –a través de su trabajo de ascenso en la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela– pone de manifiesto la influencia que ha tenido la figura demoníaca en la cultura local, incluyendo su concepción dentro de áreas como la psicología, la sociología, la literatura e, incluso, en las manifestaciones artísticas. Cómo y cuándo se popularizó el empleo del término "diablo" en el país, cuál fue el proceso para su posicionamiento en la memoria colectiva, y cuáles son los usos que se le ha dado a este maléfico personaje a través de la historia, son algunas de las incógnitas que quedarán al descubierto en este libro.” [Lo del trabajo de ascenso, no es cierto. rask]

Fotografía –que no reproduzco– tomada con cámara digital por Guido Méndez, uno de mis alumnos del Postgrado en Historia, UCAB, el día de la presentación –domingo 13.2.2005–, Patio Central de la Sede de Fundación Bigott, Petare, Zona Colonial. Hacía un sol terrible. A la izquierda, Elías Pino Iturrieta, presentador de El Diablo en Venezuela, Certezas, Comentarios, Preguntas, a la derecha, Rafael A. Strauss K., autor del libro. La fecha que aparece en la foto es un regalo que me envió Guido por MRV, a Barquisimeto, estando yo ya jubilado… “Al Maestro Strauss con cariño… Como el Sócrates de Caracas Emulando a Rodríguez Dejas tu huella imborrable en nosotros tus discípulos… Gigante de lo humano, gigante de los sueños, Gigante de la vida… Después de genta Académica vas de vuelta a tu terruño… La cuna que proveyó al mundo de un insigne ser humano. Con gran cariño, de tu amigo y discípulo Guido E. Méndez A., Septiembre 2007.”

Para seguir la pista del diablo,
palabras de presentación por Elías Pino Iturrieta

En Fundación Bigott, Petare, el domingo 13.2.2005. Publicado en El Universal, Caracas, 5.3.2005, Opinión.

“El diablo existe oficialmente desde el año 561, porque así lo establecieron los jerarcas de la Iglesia en el Concilio de Braga: "Y si alguno dice lo contrario, sea anatema", amenazaron entonces los señores cardenales. Pero también sabemos que existe, según los patriarcas del medioevo, debido a que hay estupendas criaturas del Creador que han sentido su tentación y han logrado zafarse del macabro influjo para ofrecer más tarde el testimonio de su retorno al rebaño de los bienaventurados. Tal el caso de Rafael Strauss, quien concluye la introducción del libro que hoy quiero comentarles, diciendo lo siguiente: "Y, finalmente, agradezco a Dios por ser mi amigo y al diablo por no serlo".

De la intimidad de Rafael Strauss con el Espíritu Santo tiene amplia constancia el medio intelectual, que ha transitado con probidad como profesor universitario y como autor de títulos solventes. El profesor estrenó recto camino en un postgrado de Etnohistoria cursado con honores en la Universidad Nacional Autónoma de México, de donde regresó para convertirse en colega generoso y en afectuoso pastor de los estudiantes de la Escuela de Historia de la UCV.

Acaso no exista destinatario más servicial para los jóvenes que procuran la licenciatura en el segundo piso del edificio de la Facultad de Humanidades, ni amigo más desprendido entre los catedráticos. Pero cayó recientemente en las redes del Maligno: aceptó la Dirección de la Escuela de Historia. Heraldo de la Antigua Serpiente, el decano Benjamín Sánchez lo convirtió en uno de sus ministros. La oveja anda ahora en descamino, pues, pero sabremos otra vez de su bienaventuranza cuando nos cuente cómo la pasó sin abrasarse en las candelas de una paila universitaria.

Por fortuna, antes de tales negocios tuvo tiempo de escribir El diablo en Venezuela. Certezas, comentarios, preguntas, (Fundación Bigott, 2005), que nos da lúcidas cuentas sobre el paso de Luzbel por el territorio nacional, o de cómo hemos percibido los venezolanos de todos los tiempos su presencia entre nosotros. Bien porque exista de veras, como dijeron los purpurados del Concilio, o porque se sintiera su aliento de diversas formas en la vida. En especial por esto último, no en balde la investigación nos conduce por una galería de sensaciones curiosas pero corrientes y de presunciones insólitas pero incorporadas con naturalidad a las costumbres, a través de las cuales se experimenta el vigor de un resorte capaz de estimular el pecado y el delito, el vicio y el horror, el dolor y la pena en una empresa infinita que se desarrolla a través de vehículos cercanos a las gentes sencillas, y se encarna en individuos relacionados con los momentos cumbres o las tragedias habituales de la sociedad. Pero, ¿cómo construye el autor ese resbaladizo museo, cuyas muestras se pierden según se oculta el Príncipe del Mal en sus tinieblas? /// Como su objeto de estudio, más supo Strauss por las canas que por la sabiduría académica. Comprendió que los venezolanos habíamos aguzado un olfato peculiar para descubrir el azufre infernal y se puso a explorar cómo lo habíamos olido en el sexo, en el baile, en el licor, en los libros, en los espectáculos públicos, en las guerras, en los discursos y en las ofertas de los políticos, en las furias de la naturaleza, en la intimidad de los hogares y hasta en las naves de los templos, para toparse con el escurridizo personaje o para hacer averiguaciones acertadas sobre su tránsito. Pudo ver cómo dejaba de ser Él para transfigurarse en personas de carne y hueso, y cómo los hombrecitos más vanidosos hacían tratos con Él para pasarla mejor en este destierro, o para que el prójimo se fastidiara. Pudo ver, en suma, cómo existe un diablo venezolano, distinto del europeo importado en las carabelas de 1492 y capaz de formar parte de la sensibilidad nacional como otros pocos prototipos de la vida.

El resultado es asombroso: queda uno pasmado cuando siente que el Ángel Caído sacó la cédula con el nombre de Mandinga en el primer operativo de Misión Identidad, seguramente ordenado hace siglos por Garcí González Da Silva o por Simón Bolívar "El Viejo". Es de tal seriedad la radiografía de Rafael Strauss sobre el asiduo visitante y sobre sus reproducciones, son tan convincentes y hospitalarias las páginas que escribió, que para concluir el comentario buscó el auxilio de un infalible salvavidas: "Gloriosísimo San Marcos de León, Tú que amansaste el león, la draga, el dragoncito y el dragón, e hiciste dormir el bicho en tus divinos pies, así quiero que amanses y duermas al que te conté, y que duerma en profundo sueño y que cuando despierte se levante pensando en cosas de amable bienestar. Amén". www.eluniversal.com › Opinión

El diablo tocado por la mano de Dios,
 reseña de Francisco Javier Pérez Hernández

“En “Tierra de herejes”, el último artículo escrito por Mario Briceño-Iragorry en 1958, el país era descrito con la desesperanza que sólo deja el abandono de Dios; una tierra para el descreimiento, habitadora de herejes, blasfemos y diablos necesitados, como el país mismo que los hacía fructificar, de la mano divina para alcanzar la redención.

Invocando a Dios, el autor de El diablo en Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas (Fundación Bigott: Bigotteca, Serie “Orígenes", 2004), el reconocido etnohistoriador Rafael Strauss K. ofrece su credo personal sobre materia tan estremecedora. Como los antiguos autores a punto de entrar en el infierno (una suerte de gesto a lo Dante), agradece la amistad de Dios y la enemistad con el diablo, a las puertas de este viaje personal por las regiones de lo infernal venezolano.

En una posibilidad dual se despliega este recorrido divino por lo diabólico criollo. Por una parte, la visión amable que la figura del diablo va adquiriendo en la cultura venezolana en la medida en que se hace de él un personaje cotidiano y habitual, en un proceso de divinización del diablo. Por otra, la grata gestión que la investigación hace de tema tan cruento. En otras palabras, resulta intención colocarnos frente a un registro notable y erudito sobre la presencia del diablo en Venezuela para hacernos entender la fugacidad de las interpretaciones que en nuestra cultura tienen hasta las personificaciones demoníacas y, magistralmente, cómo se alcanza esta lectura gracias a la destreza de una investigación que nos implica seductoramente en una materia tan escabrosa y tabú. En ambas situaciones está la mano de Dios actuando muy activamente.

La obra traza una progresión sobre las estaciones conceptuales clásicas de lo diabólico y lo divino: El Infierno, constituido por las partes 1 y 2 en las que la historia del diablo en Venezuela se desarrolla sobre la base de una cronología enmarcada entre fechas signadas por la peripecia de las referencias: 1498-1808 y 1808-1936. Revelan la aterradora coincidencia entre la historia del país y la historia del diablo venezolano, dos infiernos aportados por la metodología del historiador profesional que se hace aquí saldo pleno. Strauss logra hacernos ver la calidad de infierno que toda historia supone (las desgracias humanas están siempre en la vida, la realidad y la verdad) y, además, pintarnos nuestra propia historia con los colores del verdadero infierno que siempre ha sido: diablos humanos que hacen el daño más doloroso. El Purgatorio, un blanco y negro para evaluar los “Otros escenarios diablogenésicos”, en la Parte 3 de la obra. Están aquí relatadas las biografías de nuestros diablos auténticos por obra y desgracia de la imaginación popular. Resultan creaciones felices de una cultura que busca escapar de las tormentas humanas, suavizándolas con figuraciones del diablo que resultan amigables paliativos y mitigadores consuelos a las heridas espirituales. El Paraíso, finalmente, siempre tan dudoso y de existencia más descreída que el infierno mismo, en donde la Parte 4 de la obra asienta, bajo el título de “El diablo en el discurso literario”, los pormenores documentales sobre la existencia del diablo literario venezolano, primo y hermano del diablo popular y principal enemigo del diablo humano, terna diabólica que palpita en las profundidades de una investigación profunda y compleja. Aquí el diablo son la palabra y el lenguaje. Imaginación y realidad, metáfora y nombre calibrados en la medida de la historia de la ficción venezolana vinculada al tema. Una búsqueda de perdón para el diablo de papel, espejo poderoso para entender los rostros lacerantes del diablo hombre y del diablo pueblo. Partícipe de uno y otro, este demonio literario crea la parodia y llama al humor como vehículos de salvación. Son, sin embargo, diablos en el paraíso y se les debe, pues, enorme respeto. Habría que preguntarse, en otro sentido, si la desconfianza que nos ofrecen los paraísos no se deberá a que estamos convencidos de que también ellos están habitados por diablos (la respuesta es insistentemente dantesca). La obra toda, en suma, reconstruye una iconografía desde los rostros de los diablos que tenían forma de dioses hasta los de los dioses que la tenían de diablos: el infierno que se toca con el paraíso y el paraíso que se hace infierno como elocuente construcción de la historia cultural con los más pródigos alimentos de la imaginación venezolana.

El cumplimiento de estos propósitos ha sido alcanzado debido al afortunado empleo de un declarado tono ensayístico escogido para el reporte. En contra de lo que se estila en cierto sector de la dogmática académica y universitaria y de lo que practican algunos de sus más sabihondos cultores, Strauss ha privilegiado el género rey de la escritura conceptual con la intención no sólo de amarrar el interés de sus lectores, sino de construir la investigación de acuerdo a la respiración espiritual que sólo el ensayo permite. Riguroso, aunque deslastrado de todo aparato crítico farsante, pone rumbo, este texto de gran calado, hacia las regiones más nobles del género para alcanzar las más altas cotas conceptuales y formales. Estas dotes hacen que el libro descanse sobre una macerada base de investigación y que se desentienda de las falsas destrezas y de los artilugios formales de innobles especies escriturarias.

El diablo venezolano, a partir de ahora, dejará de espantarnos. También, nos ofrecerá su más amorosa medida. En suma, gracias a esta obra el diablo nos permitirá entender el sueño de un país, como hubiera querido Briceño-Iragorry, ajeno a toda herejía. Quizá, para llegar a alcanzarlo será necesario que la mano redentora de Dios siga tocando al diablo para transfigurarlo en humano y divino. Religiosamente, este libro lo propicia, sin renuncia alguna.” /// Francisco Javier Pérez /// Universidad Católica Andrés Bello, Caracas. También, Amazon:Javier Montalbán www.amazon.com/gp/aw/s?ie=UTF8&k=Javier%20Montalbán ... Strauss K., Rafael. 1999. Diccionario de cultura popular. (Resena de libro): An ...

El diablo hizo migas con el venezolano desde la Colonia,
conferencia en la Universidad Simón Bolívar, por Elsa Pilato, Prensa, Noticias, Noticias, Noticias USB, en: http://elpapeldelabolivar.dsm.usb.ve/index.php?id=551
El diablo hizo migas con el venezolano desde la colonia 01/07/05. “El diablo sí existe. Existe porque creemos en él y, además, porque tiene fecha de nacimiento”. No tiene dudas el antropólogo e historiador Rafael Strauss, director de la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela, quien estuvo en la USB en la clase abierta del Mestizaje en Venezuela de Otilia Rosas, profesora del departamento de Ciencias Sociales, para hablar sobre el maligno y su presencia en Venezuela.
Strauss afirmó que su motivación para realizar una investigación sobre el diablo, publicada como libro por la Fundación Bigott con el título de El diablo en Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas, fue estudiar qué era el Mal, su origen y cómo se expresa en la cultura venezolana.
“¿Existe el diablo? Sí, porque creemos en él y porque la Iglesia católica decretó su existencia en el año 561 en el Concilio de Braga. El diablo tiene fecha de nacimiento. Además, se le aparece a mucha gente todavía”.
No es difícil imaginar, dijo Strauss, que el diablo llegó a Venezuela junto con Cristóbal Colón en 1498. “Era una fuerza que pertenecía a la cultura que nos conquistó”. Antes de la Conquista el concepto de Mal estaba presente también, ya que lo está en todas las culturas, pero de otras formas. “Las fuerzas malignas prehispánicas fueron sustituidas por el concepto de diablo”.
Según relató el historiador, las muchas prohibiciones de la época colonial no mataron la alegría del venezolano. La máxima “se acata pero no se cumple”, refleja lo que fue y sigue siendo una de las características propias del habitante de estas tierras: “no pararle a nada”. Así fue como los amos se mezclaron con los esclavos a pesar de los vetos de entonces. “Existía un doble discurso, se permitía el derrape. En medio de ese desmadre se comenzó a formar la nación venezolana y el diablo estaba allí y comenzó a ser amigable, porque lo prohibido era lo maravilloso, era el bochinche”.
Ya en la Independencia, el concepto de diablo parece estar bastante conformado, es más parecido a un diablo criollo, y se usa a conveniencia, destacó Strauss. “Para los realistas, Bolívar era el diablo, mientras que para los patriotas, lo era Boves”.
 En su investigación también analizó las creencias y leyendas sobre el diablo en Venezuela, las cuales están presentes en todo el país. También estudió cómo la literatura venezolana ha tratado el tema. “Prácticamente, no existe autor en el país que no haya tocado el tema del diablo como manera simbólica de hablar sobre el Mal”.
Igualmente, Strauss dedicó una parte de su trabajo a indagar sobre los innumerables nombres del diablo. Sólo en Venezuela identificó más de veinte. Uno de los más conocidos es mandinga, palabra que se usaba para descalificar a los esclavos rebeldes.
Sobre mi conferencia en la Universidad Simón Bolívar
Afiche del evento, que no reproduzco aquí. 2005. Otilia Rosas. Hola Rafa: Esta fue la nota de prensa que enviaron en la USB hoy a toda la universidad. Saludos. Tilín. Mensaje reenviado de prensa prensa@usb.ve Fecha: Fri, 01 Jul 2005 15:31:14 –0400 De: prensa prensa@usb.ve Responder-A: prensa prensa@usb.ve Para: profesores@usb.veempleados@usb.vepostgrado@usb.ve, pregrado@usb.ve USB en Breve, 1 de julio de 2005
De la Nota, destacoEl diablo hizo migas con el venezolano desde la Colonia. Charla con el historiador Rafael Strauss, en la Semana de Estudios Generales…]
El diablo nuestro de cada díaLucifer, la serpiente, Leviatán, Belcebú, el Príncipe de las Tinieblas, Satán o Satanás, son algunos de los nombres que el Mal ha asumido en sus sucesivas transformaciones para encarnar en presencia humana. Por ello, el Prof. Rafael Strauss, Director de la Escuela de Historia de UCV, dictará una charla el 28 de junio de 2005 sobre el diablo en Venezuela en la clase abierta del “Mestizaje en Venezuela”, CSX-145, de la Prof. Otilia Rosas, del Dpto. Ciencias Sociales, en el Conjunto de Auditorios, dentro del marco de la celebración de la XVIII Semana de Estudios Generales.
Invocando a Dios, el autor de El diablo en Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas (Fundación Bigott: Bigotteca, Serie “Orígenes", 2004), el reconocido etnohistoriador Rafael Strauss K. ofrece su credo personal sobre materia tan estremecedora. Como los antiguos autores a punto de entrar en el infierno (una suerte de gesto a lo Dante), agradece la amistad de Dios y la enemistad con el diablo, a las puertas de este viaje personal por las regiones de lo infernal venezolano. En una posibilidad dual se despliega este recorrido divino por lo diabólico criollo. Por una parte, la visión amable que la figura del diablo va adquiriendo en la cultura venezolana en la medida en que se hace de él un personaje cotidiano y habitual, en un proceso de divinización del diablo. Por otra, la grata gestión que la investigación hace de tema tan cruento. /// En otras palabras, resulta intención colocarnos frente a un registro notable y erudito sobre la presencia del diablo en Venezuela para hacernos entender la fugacidad de las interpretaciones que en nuestra cultura tienen hasta las personificaciones demoníacas y, magistralmente, cómo se alcanza esta lectura gracias a la destreza de una investigación que nos implica seductoramente en una materia tan escabrosa y tabú. En ambas situaciones está la mano de Dios actuando muy activamente." (Francisco Javier Pérez)
El diablo existe oficialmente desde el año 561, porque así lo establecieron los jerarcas de la Iglesia en el Concilio de Braga: "Y si alguno dice lo contrario, sea anatema", amenazaron entonces los señores cardenales. Pero también sabemos que existe, según los patriarcas del medioevo, debido a que hay estupendas criaturas del Creador que han sentido su tentación y han logrado zafarse del macabro influjo para ofrecer más tarde el testimonio de su retorno al rebaño de los bienaventurados. Tal el caso de Rafael Strauss, quien concluye la introducción del libro que hoy quiero comentarles, diciendo lo siguiente: "Y, finalmente, agradezco a Dios por ser mi amigo y al diablo por no serlo". /// De la intimidad de Rafael Strauss con el Espíritu Santo tiene amplia constancia el medio intelectual, que ha transitado con probidad como profesor universitario y como autor de títulos solventes. El profesor estrenó recto camino en un postgrado de Etnohistoria cursado con honores en la Universidad Nacional Autónoma de México, de donde regresó para convertirse en colega generoso y en afectuoso pastor de los estudiantes de la Escuela de Historia de la UCV. " (Elías Pino Iturrieta).
El diablo en Venezuela "constituye una interesante investigación antropológica en torno al mal en Venezuela, cómo se percibe, cómo se manipula y en cuáles escenarios se presenta. Rafael Strauss explica que tuvo que hacer una selección de escenarios de la vida nacional para encontrarse con que el mal sintetizado en el diablo está presente en casi todos: cultura popular, política y economía, por nombrar sólo algunos ámbitos. "El diablo es un personaje muy querido porque es permisivo; Dios es prohibitivo. Ese es un problema que tiene el ser humano", explicó el investigador"... (Ángel Ricardo Gómez, El Universal) http://www.generales.usb.ve/historico/clases_abiertas/20050628_/20050628_.html
Tener el diablo en casa,
reseña de Jorge Gustavo Portella

Caracas, Domingo, 20.2.2005, El Ucabista, Publicaciones, [Reseña] a Rafael Strauss K., El diablo en Venezuela. Bigotteca, Serie Orígenes, Fundación Bigott, Caracas, 2004. 582 págs.

Expresión de lo maligno como contraparte del cristianismo; medio para erradicar vicios, aislar lo festivo, controlar la sexualidad, contener el desorden, combatir la "mentira" y promover la pureza del espíritu; afán nuestro desde la llegada de los conquistadores: el concepto del diablo hace equilibrio entre ser el contrapeso de Dios y lo que Camus llamó en La Caída el "libertinaje liberador".

Generador de un imaginario distinto y semejante en cada sistema cultural, donde sentido y representación son fundamentales, el demonio –y el mal– son fenómenos substanciales en la construcción de lo humano, tan importantes –aún hoy en Venezuela– como para que los dos bandos políticos actuales intentaran atribuírselo cada uno a su contrario. Rojo o negro, es imagen definitiva del mal.

Entonces, en la Venezuela del 2005, la del fracaso económico y social, la de la América enferma, ¿Cuál es el diablo?

Nacido en Barquisimeto en 1946 –director (e) de la Escuela de Historia de la UCV y profesor del postgrado de Historia de la Ucab, donde es candidato al doctorado–, Rafael Strauss nos presenta un ensayo que utiliza como hilo conductor las certezas, comentarios y preguntas de un concepto venezolano por universal. Anécdotas, noticias y creencias colman estas páginas que desarrollan este concepto, sus usos y explotación interdisciplinaria en una prosa que agradecerá todo lector y que también se puede leer de manera desordenada.

Finalmente, para quienes la existencia del diablo es una pregunta irresoluta –o eludida– este estudio antropológico y etno-histórico es, en definitiva, una representación más; y así, una forma de tener al diablo –contenido– dentro de la casa. [El diablo en Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas. Reseña de Jorge Gustavo Portella, abril 01, 2005, en Alta y Baja, Auge editorial, El Ucabista, Domingo, 3.4.2005, en: http://www.ucabista.com.ve/vnews/display.v/ART/424c4b450868f]

Entrevista de Ana María Hernández,
El UniversalCaracas, viernes 27.5.2005, Entrelíneas,
El diablo en Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas, de Rafael Strauss K. (Bigotteca, 2005). Eluniversal.com http://www.eluniversal.com/2005/05/27/til_art_27313C.shtml

Con la reflexión necesaria de que el diablo existe desde que Dios existe, por aquello de la eterna oposición entre bien y mal, Strauss (antropólogo y estudioso dedicado a los temas culturales) promete un trabajo "con la menor erudición posible que pudiera poner en peligro la sencillez de un discurso que hemos concebido dentro de una tríada de sustantivos -certezas, comentarios, preguntas- con la que pretendemos indicar al lector tres de los caminos esenciales que como guías hemos seguido".

Un libro tan voluminoso como interesante presenta las distintas formas, símbolos e imaginería respecto al siniestro personaje.

Strauss se pregunta –e invita al lector a preguntarse– si en efecto el diablo existe, y argumenta de la mano del diccionario filosófico de Ferrater Mora, amén de otras consideraciones racionales, sobre la existencia no tanto porque sea objetivamente medible, sino porque se cree en su existencia: "El diablo –y cualquiera de sus encarnaciones–, aun visto en el resumen de este escenario bio-psico-social –especie, mente y sociedad, trinidad profana de las ciencias del hombre– existe, entonces, porque el ser humano cree que existe..., y existe, inclusive, tanto en el interior como en el exterior del hombre (...)".

Como celoso investigador, Strauss comienza su libro con una primera parte donde pone los objetivos, justificaciones y el marco teórico. La segunda parte hace un recuento histórico entre los años 1498 y 1808. Esa sustancia histórica entrega un aporte invalorable, donde entran en juego los datos, circunstancias, el aspecto religioso, la posición católica, las bulas papales -incluyendo las que indican que los indios son gente y que los masones son diabólicos-, la nefasta tradición que identifica a los negros con el diablo, los diablos danzantes, mandinga.

Para la tercera parte, el autor va desde 1808 hasta 1936, etapa señalada más por el espíritu de la ilustración.

En el capítulo siguiente vienen los relatos o la imaginería acerca de lo diabólico. Aquí se trata -siempre sin perder la antisepsia propia de los antropólogos- de los encantamientos, cuentos de brujos, la pavita, los animales y leyendas bestiales o los humanos que se transforman en bestias, las ánimas, duendes, todo reunido bajo el atinado título de Otros escenarios diablogenésicos.

Esta misma parte concluye con un apartado que ubica al diablo dentro del discurso literario. Se reseñan algunas piezas y obras literarias al respecto, se rememora el célebre Florentino y el diablo, se examina la refranería y se pasa revista a los nombres del diablo en Venezuela.

En realidad, este estudio de Strauss es, más allá de lo anecdótico o novedoso, un aporte para entender y ahondar más en el conocimiento de ese aspecto poco tratado de la cultura venezolana. http://www.eluniversal.com/2005/05/27/til_art_27313C.shtml


El Diablo…, entre los diez libros más vendidos de la semana

Los diez libros más vendidos de la semana en países de las Américas: Venezuela. Nueva York (AP) 1.- Don Quijote de la Mancha - Miguel de Cervantes. 2.- Inquieta compañía - Carlos Fuentes. 3.- El diablo en Venezuela - Rafael Strauss. 4.- Cabo Trafalgar - Arturo Pérez Reverte. 5.- Tropicalia caraqueña - Federico Pacanis. 6.- Amores públicos - Ricardo Tirado. 7.- El cantor de tango - Tomás Eloy Martínez. 8.- El Regreso - Salvador Garmendia. 9.- Exceso de equipaje - María Angeles Octavio. 10.- Poemas selectos - Hanni Ossott, en http://buscabiografias.com/libros.htm http://www.ficcionbreve.org/libros.htm


El proyecto,
y algunos emails de interés que nos cursamos Rosamaría Atencio, Miriam Ardizzone, y Antonio López Ortega, de Fundación Bigott, y yo. D/ significa El Diablo.

2001, 4 de julio Rosamaría, un gran abrazo y un gran saludo. Aun cuando en nuestra última reunión quedamos en que en diciembre haríamos un balance acerca del proyecto El Diablo en Venezuela, hasta el momento la investigación discurre según lo previsto por mí inicialmente, es decir, he venido cubriendo la etapa de revisión de fuentes que –igualmente según lo previsto– han aumentado yo diría que en demasía. Esto era de esperarse pues acerca del diablo, del mal y temas o materias afines ha escrito todo el mundo y no ha escrito nadie; es decir: acerca del diablo en sí y de lo que me interesa destacar, desarrollar, etc. no hay nada específico hasta el momento (excepto en lo que se refiere a lo que he denominado el diablo en el discurso folklórico). En la realidad de la investigación, esto significa que en todo cuanto se ha escrito en Venezuela puede haber información que me interese para el trabajo, lo cual implica un gran esfuerzo, que ya había previsto, más porque lo intuía. Desde abril no he hecho sino confirmarlo, a pesar de que, por supuesto, NO LO CONSULTAREMOS TODO, por lo menos en este momento… Asimismo, la intensa conexión con la red me ha proporcionado valiosísima información –unos trescientos documentos importantes (Iglesia Católica, inquisición (en América, en Venezuela, etc.), prácticas diabólicas, vocabularios históricos y modernos especializados en materia satánica, etc., que indudablemente habrá que procesar. Esta situación, y la del país, ha comenzado a complicar el aspecto financiero, entre otras razones, porque muchos de mis ayudantes de investigación –brillantes estudiantes de la escuela de historia y algunos egresados–, para 'redondearse', han aceptado trabajar a medio tiempo en otros proyectos (pagados por el Conicit y por el CDCH, principalmente) donde se les paga mucho más de lo que yo puedo pagarles. Y aun cuando hay una total fidelidad de esos estudiantes y egresados hacia mí y al proyecto, la realidad financiera es ciertamente otra. Y yo lo entiendo.

2001, 3 diciembre Rafael...¿cómo estás? Recibí tu nota explicando los pormenores del caso "O diabolo". Te pido, si es posible, que vengas a una reunión el día viernes 14 de diciembre a las 10:00 am para que conversemos. Espero tu respuesta, un abrazo, Rosamaría [Atencio] [La responsabilidad en FB pasó a Miriam Ardizzone. rask]

2002, 28 agosto El Diablo en Venezuela Rafael Strauss <socrates46@cantv.net> 06:11 p.m. To: […] Miriam Ardizzone Caracas […] Subject: Proyecto y Pautas de Fichaje/Diablo Attachment: El Diablo en Venezuela/Miriam 51 k Apreciada Miriam. Te envío el texto del Proyecto que en su momento fue presentado a Antonio y a Rosamaría [Atencio], con todo género de explicaciones. Debo informarte: 1) Que eliminé lo correspondiente al presupuesto pues es un punto que para este momento está totalmente alterado, producto de los acuerdos a los que se llegó en febrero del año en curso, y 2) He anexado las Pautas de Fichaje por las cuales se rigió el equipo de ayudantes de investigación, que estuvo activo hasta mayo de este año, por las razones presupuestarias que expliqué en nuestra reciente reunión. Lo complejo de la investigación y la intención de que se quedara fuera lo menos posible, me obligaron a pautar de esa manera el rastreo y el fichaje de datos, aun a sabiendas de la calidad de mi equipo humano de trabajo. Por teléfono me pediste, además, una suerte de autoevaluación acerca del estado actual de la investigación. De hecho, tengo lista una, sólo que revisándola veo que está planteada en términos muy generales… Permíteme prepararte un informe más detallado, que te enviaré lo más pronto posible. Cualquier pregunta, Miriam, a tu orden. Un abrazo y saludos a Antonio. Rafael.

El Diablo en Venezuela® - Fundación Bigott – Rafael A. Strauss K. Lineamientos Generales

A excepción de una visión predominantemente etnográfica sobre la expresión folklórica conocida como diablos danzantes y algunas consideraciones sobre el Corpus Christi, conmemoración católica con la que se le asocia, no se ha hecho en Venezuela un trabajo profundo sobre el diablo; es decir, una investigación que convoque otras disciplinas. En este sentido, la propuesta de trabajo que presentamos pretende utilizar, además del folklore, la historia, psicología, lingüística, arte, arquitectura, sociología, literatura, arqueología, etnohistoria..., con la intención de obtener una visión lo más completa posible acerca del diablo en Venezuela, su arribo a nuestra historia, su desarrollo como concepto, su vinculación con el binomio bien-mal -en su sentido dialéctico-; es decir, el posicionamiento del diablo en la cultura de Venezuela. Para estos efectos entenderemos el vocablo cultura en su acepción antropológica. El Diablo en Venezuela® como objeto de estudio de la historia significa la obtención de datos y su análisis con las técnicas de la investigación histórica para establecer el origen del D en nuestro país, lo que ocurre, evidentemente, en tiempos de la conquista europea de nuestro territorio. El D que nos trae y deja el español ya es una elaboración del concepto de mal, una creencia que forma parte del imaginario del conquistador, quien vive según las reglas de su fe católica. A través principalmente de la evangelización misional, el D se implanta en nuestro mundo indígena, en el cual también se encuentra definida la creencia en fuerzas malignas que forman parte del panteón que sustenta las religiones autóctonas. Cómo fue el enfrentamiento entre el mal de los españoles y el mal de los indios? Cómo se manejó en ambos polos la concepción del bien? La respuesta o respuestas a estas y otras preguntas pone en funcionamiento -fáctica y metodológicamente hablando- el asunto del origen del D en Venezuela y permite que establezcamos el proceso de su incorporación a la cultura que comenzó a gestarse en estas partes. Comentarios semejantes podríamos hacer respecto de la matria africana presente en los predios iniciales de nuestra historia, lo que implica una revisión del concepto de mal en África o por lo menos en las culturas africanas que fueron implantadas entre nosotros. Como objeto de estudio de la psicología el D debe ser visto como expresión mental del Mal, en contraposición al Bien, situación dialéctica para cuya explicación es necesario recurrir a la filosofía y no menos a la teología, en términos de las posturas de las escuelas de pensamiento que han asumido este asunto y en términos de la doctrina cristiana. La elaboración -sincrónica y, particularmente, diacrónica- de esta situación se manifiesta en nuestros imaginarios colectivo e individual con una gradiente de expresiones en la literatura, el folklore, el arte, el lenguaje, la música, la artesanía... y en cada uno de estos escenarios, con derivaciones particulares.

Sobre fuentes para la investigación.- Con la idea de que el D llega y se implanta en Venezuela como concepto ya elaborado, no haría falta, excepto en algunos casos, consultar la inmensa bibliografía acerca del D; sería necesario, en todo caso, una introducción o un primer capítulo donde se trate a nivel teórico lo que concierne al D y el respectivo aparato conceptual. Hasta el momento hemos recabado información en obras de referencias, diccionarios de mitología y temas afines. Se han fichado, asimismo, algunos libros que tratan del D. En estos momentos estoy revisando diccionarios de filosofía y de religión, que no son pocos.

1. Cronistas y otros informes coloniales editados, de donde se obtendría lo que tiene que ver con la llegada e implantación del D en Venezuela. Se trata de un significativo número de fuentes bibliográficas, de las que se tomaría lo que concierne a la evaluación, etnocéntrica, que hace el misionero de nuestras culturas indígenas. Esto nos obliga a considerar los principios en los que se sustentó la acción evangelizadora así como las menciones de ‘demonios’ del mundo indígena. Sobre este último punto contamos con un trabajo nuestro en el que ya adelantamos lo que tiene que ver con la onomástica indígena del D en Venezuela (y en otras culturas indias americanas), en el que reunimos información tanto de etnología antigua como de etnología contemporánea.

2. Documentos de archivos, principalmente los que contienen información acerca de hechicerías y afines, actitudes de indígenas en pleitos de honor, reclamación de tierras, etc. Por trabajos nuestros anteriores y los de algunos colegas disponemos de una muestra significativa de tales documentos, más otros que tenemos localizados y que habría que considerar.

3. Fichar información sobre el mal en África, para lo cual dispongo de un trabajo que sobre mitología africana presentáramos en una de nuestras asignaturas en México. A esto se sumaría lo que sobre mitología africana hemos venido obteniendo de algunos diccionarios y enciclopedias recientes. En este punto son particularmente importante los aportes que pueda hacer la literatura oral africana, de lo que hay buenos trabajos editados.

4. Refranero de Venezuela, letras de piezas musicales, literatura académica y afines... A propósito de esto último ya conversé con algunos colegas de la UCV y de la UCAB, profesores de letras, que se mostraron muy interesados en revisar nuestra literatura académica y obtener cuanto tenga que ver con nuestro tema.

El D/ en el discurso político. A propósito de este punto estoy evaluando con algunos historiadores los documentos que se consideren clave. Hemos esbozado la idea de que este asunto se puede ver desde las evaluaciones que el respectivo régimen hace del movimiento de José Leonardo Chirino hasta la satanización de H. R. Chávez Frías. Es probable que nos resulte útil la inmensa documentación de archivo -principalmente General de la Nación, Caracas- sobre causas de infidencia para los tiempos de la independencia.

5. Corpus Christi y Diablos Danzantes. Información ya procesada para el Diccionario de la Cultura Popular Tradicional de Venezuela-Fundación Bigott. Habría que analizarla a la luz de la concepción de la investigación que ahora nos proponemos.

6. El D y el mal en las fórmulas litúrgicas, cantos y oraciones de la Iglesia Católica y en las oraciones de origen o reelaboración popular.

7. Iconografía del y relacionada con el D. Esta información se está recabando con la intención de ilustrar el trabajo final. Quizá sólo haga falta para lo que tiene que ver con lo general y con posibles comparaciones. Acerca del D en nuestro mundo folklórico la información iconográfica, por lo que sabemos, está bastante completa en la Fundación Bigott. Revisar en su momento.

Pautas de fichaje - Proyecto El Diablo en Venezuela® D/, de Rafael A. Strauss K., para Fundación Bigott.

Usted producirá un material que será procesado como insumos para el texto final del D/, lo que significa que del fichaje del material que se le asigne, dependerán la buena utilización de los datos (cuerpo del trabajo), el reporte final de las fuentes correspondientes (notas a pie de página, otras referencias y material consultado) y la información iconográfica (ilustraciones), principalmente.

Para evitar problemas posteriores y disminuir al máximo las dudas que yo pueda tener acerca de su fichaje, es obligatorio que siga al pie de la letra estas pautas y otras indicaciones no previstas en ellas… Por favor: no utilice ninguna otra forma de fichaje y recuerde que es preferible preguntar antes de fichar con dudas cualquier material.

En cuanto al uso de ciertos signos gráficos en el fichaje:

3.1. Si corta el texto y debe seguir en minúsculas, puntos suspensivos fuera de las comillas: …”texto”…

3.2. Es probable que Ud. desee acotar algo importante acerca del texto que ficha. Para ello, dos cosas: utilice [ ] y no abuse de las acotaciones. Ejemplos: 1) Notas a pie de página: por lo general estas notas suelen ser de interés, pues en ellas el autor o la editorial informan sobre algo –otro libro, otra edición, otros autores, una investigación en curso, significado de algún término, etc.– que puede serme de mucha utilidad. 2) las que Ud. crea convenientes, necesarias o útiles: mi abuela me contaba, etc.; sé de algo parecido en…; creo que alguien me habló sobre esto o sobre algo parecido…

Es preferible que escriba su acotación al final del texto de que se trate, siempre dentro de corchetes, y vinculando su acotación con lo que la genera, lo cual puede hacer de la siguiente manera: en el texto [1] o [2] o [3]…; es decir, tantos números entre corchetes como acotaciones deba o desee hacer.

Si me entrega Manuscrito: letra clara y de tamaño y espaciado normales… Deje “respirar” el texto. Recuerde que su manuscrito seguramente lo va a leer, y transcribir, otra persona… Recuerde identificar con su nombre –pueden ser sus iniciales– cuanto me lo entregue. Sobre otros datos en la hoja, vea más adelante.

No manuscrito: diskette (double sided, double density), o por e-mail –enviar a socrates46@cantv.net Identifique el envío así: Diablo.Fecha.Su nombre e inicial de su apellido: Diablo.7.2.2001.RASK [no importa que el envío ya venga fechado por la aplicación que Ud. use]– o impreso electrónicamente, atienda a lo siguiente: deje un margen izq prudente como para perforar la página y guardar en carpeta y un margen derecho que permita hacer anotaciones. Calcule un ancho de dos de sus dedos.

Si el texto que ficha contiene negritas, cursivas u otro aspecto mediante el cual se quiso destacar alguna particularidad, subraye lo destacado y escriba entre corchetes, inmediatamente después, la expresión que convenga: [en negritas] o [en cursiva] o [subrayado por el autor] o [entrecomillado por el autor], esto último si no es una cita. Si es una cita del autor utilice, al transcribir, una sola comilla, precedida [entre corchetes] de la fuente o autor que se cita. Si necesita hacer otra indicación infórmelo al pie.

Inmediatamente al final de cada texto escriba (entre paréntesis) el número o números de p. o pp., así: p. 50. Si el texto que cite abarca más de una página haga lo siguiente: xxxxxxxxxxxxxx [p. 49] xxxxxxxxxxxxxxxxxx [p. 50] (pp. 49-50). Me interesa que si la cita pasa a otra página me informe entre corchetes dónde se produce el cambio: como veníamos diciendo, el dia [a p. 50] blo.

8) Qué fichar

Un fichaje idóneo es aquél que resulta del grado de interés que usted le imprima a su trabajo; el grado de interés, a su vez, depende de qué tanto internalice o introyecte lo que está haciendo. Explico esto porque hay situaciones, entornos, eventos, escenarios, etc. que se siente que uno debe fichar, aunque no estén señalados en una suerte de lista o chuleta o fórmula… Yo podría señalarle una larga lista de información fichable, pero sería algo así como un instrumento muy rígido.

Qué fichar para D/

No pretendo, como dije, darle una lista de información fichable. Estoy seguro que nuestra primera reunión de trabajo será muy ilustradora de este punto. Simplemente como referencia, lo siguiente: deidades prehispánicas, comparaciones con el diablo o afines, calificaciones de malos, comedores de carne humana, caníbales, adoradores de ídolos, malos cristianos, cristianos–españoles esclavizan indios, indios matan y contexto en que ocurre el evento, creencias, nombres de yerbas asociadas al demonio y afines, al mal, etc. Es importante que recuerde que una buena guía es la opinión que emite en su escrito el cronista acerca del indio y que el español siempre se movió en el doble discurso de incorporar-rechazar al indio…

Asimismo, construcción de capillas, ermitas, adoratorios y afines. Esto porque estoy buscando –con la precisión más exacta posible– ubicar los lugares sagrados… Recuerde que establecer lugares sagrados fue una manera objetiva de luchar contra el diablo y sus influencias tanto en los conquistados como en los conquistadores… Una iglesia, un cementerio, una ermita… representaron y representan lugares donde por definición no está el diablo…

También, situaciones vinculadas con la evangelización, bautismo, confirmación, matrimonio, comunión, etc.); catecismos, rezos, comparaciones con la Biblia, etc.

2002, 2 de septiembre Hola Profe, me da gusto haber recibido, sin fallas técnicas, este documento que me permitió, finalmente, entender la complejidad de la investigación y el acucioso trabajo que usted está realizando, nunca lo dudé a decir verdad. Muy bien, la mitad de la tarea está lista, permítame ser más acuciosa que usted, pero me esta debiendo el status de la investigación, por dónde va?, qué le falta y un pequeño cronograma de tiempos (plazos y entregas). Ya usted lo tiene, nos lo dijo todo el día que estuvo aquí deleitándonos a mi y a Antonio con su entretenido verbo, pero escríbamelo profe, es mucho pedir? Reciba muchos saludos. Miriam

2002, 24 octubre Rafael Strauss To: antoniolópezortega […] Subject: Saludos […] No puedo dejar pasar esta oportunidad para informarte que la redacción del Diablo está ya en proceso franco, a pesar del ambiente de tensión y de mis otras ocupaciones. En todo caso, logré ya la necesaria rutina y la cosa va fluyendo. Por otro lado, la información es en verdad demasiado extensa, punto al que también me estoy enfrentando, creo que con éxito. Estoy preparando para enviarles un primer stock de posibles reproducciones de material iconográfico, pero quiero afinar la conveniencia de la imagen en cuanto al discurso, general o particular. Un abrazote, pues, mi querido Antonio. Rafael.

2002, 25 de noviembre Qué gusto saber de usted profesor y de los avances de su investigación; para la reunión del 2003 pongamos fecha en enero y no perdamos el contacto de aquí a allá. Un gran saludo Miriam.

2002, 25 de noviembre Rafael Strauss // To: Miriam Ardizzone Caracas […] Subject: Saludos e Informe 25/11/2002 10:19 a.m. Mis estimados Antonio y Miriam. Antes de entrar en el torbellino ineludible de la celebración de la Navidad, o antes de que nuevos avatares políticos nos sorprendan, me apresuro a informarles que: 1) la redacción va viento en popa, a pesar de las tragedias políticas que a diario padecemos, de las ocupaciones de carácter académico y administrativo en la Universidad –que no son pocas– y de no contar ya con la ayuda mínima que me gustaría para cubrir algunas de las lagunas de información que durante todo proceso de estructuración y redacción de un trabajo suelen presentarse, tal y como lo preví en su momento, pero que no puedo costear… Yo mismo estoy atendiendo la búsqueda de algún material en bibliotecas y archivos, fotocopias, etc., lo cual me quita tiempo, pero ni modo… A pesar de estas limitantes, hasta el momento he cubierto (o cubrido, como diría la inolvidable Blanca Ibáñez) lo relacionado con: brujerías, hechicerías y afines, brujas, leyendas, Inquisición, medicina y medicamentos populares, oraciones y literatura colonial…; cada uno de estos ítems, con su correspondiente introducción de carácter teórico, histórico y de referencias a las fuentes… Está en proceso la redacción de literatura siglos XIX y XX, principalmente (teatro, poesía y prosa), que aspiro concluir en Barquisimeto; documentos relativos a la Guerra de Independencia (patriotas y realistas) y estoy adaptando del DCP Fundación Bigott al discurso de este trabajo lo que tiene que ver con diablos danzantes y otras presencias diabólicas en nuestro folklore… 2) Acerca del material iconográfico, en principio no tendríamos mucho que mostrar en cuanto a Venezuela, excepto los tradicionales diablos danzantes o diablos buenos… Es probable que tengamos un buen material en una serie de estampitas religiosas de carácter “profano” que andan por ahí… De ese material he conseguido algunas piezas y pronto voy a adquirir las más que pueda para ver qué selección puede hacerse… Otras ilustraciones –pocas, en realidad–, estarían en tallas populares y en algunas pinturas… Para ello, y para revisar otras cosas, me gustaría que tuviésemos una reunión la segunda quincena de enero 2003, en la fecha que ustedes decidan… Reciban un gran abrazo y, desde ya, los mejores deseos para ustedes y los suyos en estas navidades… Y me despido, con todos mis afectos. Rafael.

Otros insumos de interés para la historia
de El Diablo en Venezuela. Certezas, comentarios, preguntas, hasta 2010

Autor Rafael Strauss K. 2 libros listados: Diccionario de Cultura popular, Fundación Bigott. Publicado en 1999. Precio: $70.05 / Oferta Comala: $63.05 y El diablo en Venezuela, Fundación Bigott, Publicado en 2005, Precio: $21.86 / Oferta Comala: $19.67, http://www.comala.com/buscar.asp?sec=11&aut=23882
BestBookBuys. El Diablo En Venezuela: Certezas, Comentarios, Preguntas (1st edition) Author: Rafael A. Strauss K. Language: Spanish Format: Book, 584 pages Publication Date: January 2004 ISBN: 980642848X This book is part of the Bigotteca. Short link to this page: http://www.bestwebbuys.com/980642848X
Breve reseña en Letra Inversa Notitarde, notitarde.com, Valencia, 8.5.2005, http://www.notitarde.com/letrainversa/info.html
Certezas, página donde todos los títulos contienen esa palabra. http://isbn2book.com/q/certezas/ El diablo en Venezuela: certezas, comentarios, preguntas (980-6428-48-X / 980642848X), con las palabras clave o Tags:  certezas comentarios diablo preguntas rafael strauss venezuela
Con la reflexión necesaria de que el diablo existe desde que Dios existe, ... [ &lt;!DOCTYPE xhtml PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Transitional ... - archivo.eluniversal.com ]
CONATEL - Cedinco biblioteca.ceditel.gob.ve/portal/php/buscar.php?...w... El diablo en Venezuela: Certezas, comentarios, preguntas / Rafael Strauss K. biblioteca.ceditel.gob.ve
EL DI • books • books storrre books.storrre.com/books/EL%20DI/ ...
El Diablo En Venezuela Certezas, Comentarios, Preguntas by Rafael A. Strauss K. ISBN 980-6428-48-X / 980642848X Se menciona en: http://www.bookfinder.com/dir/e3efcb20/
El diablo en Venezuela, por Rafael Strauss K., Precio: $21.86. Oferta Comala: $19.67. Usted ahorra el 10% comprando con nosotros. [Un largo comentario]. Libros en Comala escritos por Rafael Strauss K. Búsqueda en la misma categoría: Categoría: Literatura Subcategoría: Ensayo, http://www.comala.com/inv.asp?sec=10&cod=30415
El Diablo en Venezuela: Certezas, Comentarios, Preguntas - Rafael ... books.google.com › Psychology › General  Rafael A. Strauss K. 0 Reviewshttp://books.google.com/books/about/El_Diablo_en_Venezuela.html?id=KANZAAAAMAAJ. Fundación Bigott, 2004 - 584 pages ...
El diablo en Venezuela: certezas, comentarios, preguntas / Rafael ...  searchworks.stanford.edu/view/5803352 - S7 M67 1999. El diablo en Venezuela. 2004. Strauss K., Rafael A. ... Book Cover ...
El Diablo En Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas by ... www.abebooks.com › Rafael Strauss K. - Traducir esta página Rafael Strauss K. Bookseller: Guido Soroka Bookseller (San Antonio de los Altos, ., Venezuela); Bookseller Rating: · 4-star rating; Quantity Available: 1 ...
El venezolano se hizo amigo del diablo”… en: http://us.share.geocities.com/avilamayor/index.htm#_ftn254 1 Mar 2005
Elías Pino Iturrieta, en su artículo “El diablo parlero”, El Universal, Caracas, 30.9.2006, en http://opinion.eluniversal.com/2006/09/30/opi_34905_art_19043.shtml Hay diablos ocupados del pecado de la envidia, mientras otros fomentan la gula... /// Desde la celebración del Concilio de Braga, sucedida en 561, se sabe oficialmente de la existencia del Diablo. Los padres de la Iglesia allí reunidos proclamaron la realidad de su presencia en el mundo terrenal, pero también se ocuparon de precavernos sobre su número y variedad. ///Según esos religiosos sabios, el hecho de que en el principio de los tiempos hubiera un Príncipe de los Ángeles Rebeldes indica la sustantividad de un conjunto considerable de energúmenos en procura de la perdición de las almas. /// En el Concilio de Letrán no se pudo elaborar un censo por falta de evidencias fidedignas, pero se adelantó en la primordial materia. Se aseguró que Satanás pertenecía al escalafón de los Serafines y que tenía bajo su obediencia a un enjambre de demonios menores, cuya especialidad solía ser un pecado particular. /// De acuerdo con las autoridades lateranenses, hay diablos ocupados del pecado de la envidia, mientras otros prefieren fomentar la gula, la codicia, la ira, la concupiscencia o la pereza, por ejemplo, sin meterse en territorios para cuyo trabajo carecen de pericia. /// Partiendo de tales advertencias, San Juan Escalerista develó la identidad de un temerario Luzbel cuya especificidad consiste en mover su lengua, o la lengua de los hombres y los animales, para provocar una confusión capaz de conducir carretadas de cristianos a las cavernas del infierno. Lo denominó "Diablo Parlero" y llamó la atención sobre los rigores de su influjo. El Diablo Parlero puede actuar por sí mismo, haciéndose pasar por un ser humano que hace discursos atractivos que aparentan lucidez, o metiéndose en la piel de los animales domésticos con el propósito de trastocar la rutina de las granjas y las utilidades de los granjeros. /// Pero maneja un arma que lo hace temible, debido a que posee la virtud de la ventriloquia. Hace que los mortales hablen por él de manera automática, como si fueran sumisos muñecos, aunque igual tiene la capacidad de insuflarles la cualidad locomotiva para que se desempeñen por sí solos en variados lugares que se vuelven un caos por la ascendencia de sus parloteos. /// El Diablo Parlero es un promotor empecinado de los pecados públicos, asegura el Escalerista, esto es, de yerros que no sólo incumben a un individuo sino también a ciudades y naciones enteras, cuyas criaturas caen en las redes del tenebroso titiritero. /// En 1789, Venezuela tuvo la visita de una de esas locuaces serpientes. Lo certifica un célebre cronista, fray Juan Antonio Navarrete, quien conoció a una mujer que impedía con su inagotable charla el desarrollo de los oficios divinos en la iglesia de San Francisco. Como no cesaba en su cháchara, después de las oraciones correspondientes un exorcista la conminó de la siguiente manera: "Tace, inmunde spiritus" (cállate, espíritu inmundo). A través de la posesa, exclamó de inmediato el Maligno: "No quiero callar, que no soy Demonio ni espíritu malo, estoy en mi coro". Debido al carácter ingenuo de sus habitantes y a la atención que ponían en los embaucadores, Navarrete creía que el país era propicio para las jugarretas del Parlero. /// Les bastaba cualquier engañifa para dejarse seducir sin tomarse siquiera la molestia de pensar, escribió el fraile en la soledad de su convento. /// Propuso como antídoto el uso de piedras preciosas, debido a que el demonio aborrece la belleza resumida en ellas. /// Para el caso particular de las criaturas poseídas por el Parlero recomendaba una panacea medieval: la colocación de un diamante en la boca de la persona a quien acosaban las fuerzas del engaño. /// En 1874, por cierto, una señora de sociedad se valió de la solución frente a los discursos de Raimundo Andueza, futuro presidente de la República. Como pensaba que el diablo se ocultaba en el manto de sus elocuentes exposiciones, cuando debía escucharlo se adornaba con un ostentoso collar de rubíes. En las vísperas de la inauguración del templo masónico por Antonio Guzmán Blanco aumentaron las ventas de las joyerías caraqueñas. /// El detalle se ha relacionado con el boato requerido por la festividad. Sin embargo, pensándolo mejor, quizá el apogeo del negocio de las gemas no fue entonces sino una civilizada y galante escaramuza contra el Parlero. /// Tengo entendido que el antropólogo Rafael Strauss, quien leyó con cuidado al Escalerista para escribir un imprescindible volumen sobre las andanzas de Belial en Venezuela, está interesado en averiguar sobre el mercado actual de diamantes. ¿Querrá aplicar, por si acaso, el remedio del padre Navarrete?

Entrevista para The New York Times. Versión en inglés. “San Francisco de Yare Journal Venezuela Dances to Devilish Beat to Promote Tourism” http://www.nytimes.com/2007/06/12/world/americas/12venez.html?fta=y
Entrevista que me hicieron por teléfono Rafael Strauss, Edgar Serrano trabajó en su máscara para prepararse para el Baile de los ... mqh.blogia.com/2007/100202-bailando-con-los-diablos.php bailando con los diablos | mQh - mqh.blogia.com
Entrevista que me hizo por celular Chris Kraul, periodista de Los Angeles Times y que aparece en Music and Culture. A repository for articles on all aspects of music and culture (and a few musings) Wednesday, September 05, 2007. Palo religion in Caracas. From the Los Angeles Times, column one. Not even the dead are safe in Caracas. A ghoulish crime wave in the Venezuelan capital supplies a black magic cult whose popularity is fueled by faith and politics. By Chris Kraul Los Angeles Times Staff Writer chris.kraul@latimes.com / Posted by Kevin at 12:02 AM /Labels: crime, religion/belief “Police, church officials and historians offer a variety of theories for the rise in Santeria generally and of black magic in particular in Venezuela. Some, including anthropologist Rafael Strauss, point to the vacuum left by the Roman Catholic Church, which, as in many other Latin American countries, has lost believers in Venezuela to evangelical and other Protestant religions. Church rolls also are suffering from a lack of interest among younger people. // "We are seeing a new syncretism that is uniting parts of different religions," said Strauss, a retired University of Central Venezuela professor. "It's how people make it easier to meet their spiritual needs." http://musicandculture.blogspot.com/2007/09/palo-religion-in-caracas.html
Entrevista que me hizo por celular un periodista del International Herald Tribune. Está en: “In Venezuela, a devil's dance ritual brings out tourists”. http://www.iht.com/articles/2007/06/12/frontpage/venez.php
Entrevista que me hizo un periodista de The New York Times, en Hugo Chávez bendice un ritual de danza de resistencia. Con comentarios del autor Jean Pierre Dubarri Junio 21, 2007 12:00 am Publicado en el New York Times, por Simón Romero el 21.6.2007. http://www.elaverno.net/?p=190
Entrevista que me hizo un periodista del New York Times, utilizada en “Venezuela demoníaca”, por Simón Romero el 11.8.2007 | 8:00 pm. Etiquetas: Venezuela (Fuente: Way to Go, The New York Times) National Geographic en Español http://ngenespanol.com/2007/08/11/venezuela-demoniaca/
Entrevista que me hizo un periodista del The New York Times, sobre El Diablo en Venezuela. Reportada así: 2 de octubre de 2007 / 12 de junio de 2007 [sic] / ©new york times / ©traducción mQh, en: http://mqh.blogia.com/2007/100202-bailando-con-los-diablos.php
Exhaustiva Bibliografía sobre Venezuela"Eine Tochter ist ein Haus, ein Boot und ein Garten": Frauen und ... dunkelcorp.com/isbn/Venezuela.html El diablo en Venezuela: Certezas, Comentarios, Preguntas, By: Rafael Strauss K., ISBN: 980642848X ... [El Diablo En Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas [Paperback] Rafael Strauss K. (Author) Be the first to review this item Available from these sellers 4 used from $49.00]
Gaita que da miedo. Música y supersticiones en en Margarita, edo. Nueva Esparta... - Musicaenclave Prof. Sofía Barreto Rangel USB, Caracas www.musicaenclave.com/articlespdf/gaitaquedamiedo.pdf Formato de archivo: PDF/Adobe Acrobat - Vista rápida Otros detalles y variantes de esta aparición nos lo proporciona Rafael Strauss : “En la versión de El Tocuyo, Lara, la madre asesina al hijo con una azada y ... Cita 18 veces a Strauss, Rafael (2004) El diablo en Venezuela. Certezas, comentarios, preguntas, Caracas: Fundación Bigott en un interesantísimo contrapunteo de lo que digo sobre La Llorona, otras “diablas famosas” y lo que comentan otros autores…
IAIPK Online-Katalog der Bibliothek des Ibero-Amerikanischen Instituts Preußischer Kulturbesitz http://iaiweb1.iai.spk-berlin.de:80/CHARSET=ISO-8859-1/DB=1/LNG=EN/LRSET=1/MAT=/SET=1/SID=021be802-3/TTL=1/SHW?FRST=1
Incluido en Libros Andinos Bibliografía Venezolana Enero-Febrero 2005 Catálogo Nº 97, P.O Box 164900 Miami, Florida 33116 – U.S.A. www.incabook.com
 E-mail: BooksSur@incabook.com En la p. 14, Nº 171: Strauss K., Rafael. El diablo en Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas. Bigotteca. Serie Orígenes. Fundación Bigott. Caracas, 2004. 582 p. Escudriñar el concepto del mal y el bien en Venezuela, a través de varias generaciones. Extensa investigación que aborda el rico y complejo tema del proceso de sacralización y la influencia del cristianismo para combatir la mentira y evitar la corrupción del espíritu: trata su arribo a nuestra historia, su desarrollo como concepto; su posicionamiento en nuestras culturas; folklore; lingüística, arqueología, etnología y política. Bibliografía, 55p. (22 x 14 cm). (ISBN:980-6428-48-X) Esta información está en www.inkabook.com
Infoaquí - Esparcimiento y Ocio - Gran Caracas Toda información de Venezuela-Gran Caracas a tu alcance, ... Como lo dice el antropólogo Rafael Strauss en su libro El Diablo en Venezuela, la fiesta de los ... www.infoaqui.com/bannerclick.asp?id=6010&city=1
Jairo Portillo, Convivir para contar: la mirada etnográfica. Educere, abril-junio, Año/Vol. 11, Nº 037, Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela, pp. 217-221. La cita está en p. 220: “El diablo anda suelto. La Iglesia cree en el mal de ojo como en los maleficios de las muñecas clavadas, los animales putrefactos y los amarres de prendas íntimas de las personas seleccionadas. Hasta tenemos un diablo de un solo ojo en Trujillo. ‘Aparecía en las selvas de Monay y era un hombre de aspectos espantoso y con un solo ojo en la frente, un solo pie y acostumbraba aliementarse de ojos de pescado’. Nos lo cuenta Rafael Strauss que a su vez se lo contó Santos Erminy Arismendi. Todo por escrito (Strauss, 2004:407). El poder de la mirada es bíblico. No miren hacia atrás se les dijo a Lot, a sus hijas y mujer. Sodoma y Gomorra serán destruidas. La curiosita fue la mujer de Lot y en estatua de sal quedó convertida por mirar con el rabillos del ojo.”
Latin American & Iberian Resources, de UNC University Libraries, http://www.lib.unc.edu/cdd/crs/international/latin/acquisitions/index.html?acqreport=2005/10.txt
Library of Congress. Title: El diablo en Venezuelacertezascomentariospreguntas / Rafael Strauss K. Author: Strauss K., Rafael A. Edition: 1. ed. Published: CaracasFundación Bigott, 2004 Extent: 584 S.; 22 cm Series: Bigotteca: Serie Orígenes Note: Bibliographical references (p. 523-577) ISBN: 980-642848-X Subject heading: *Demonology / History / VenezuelaDevil / History ; Devil / Folklore ; Witchcraft / History / Venezuela ; Devil in literature ; Venezuela / Religious life and customs Further documents: Library of Congress Classification: BF1517.V4 Dewey Decimal Classification: 133.420987
Librería Iberoamericana c/ Huertas 40 28104 Madrid. Tel. 91 360 12 29. Strauss K., Rafael: El Diablo en Venezuela. Certezas, comentarios, preguntas. Caracas: Fundación Bigott 2004, 582 p. (Bigotteca. Orígenes) EUR 45 ISBN 9789806428485 (N°: 166440) Ensayo sobre el Diablo que aborda su desarrollo como concepto, su posicionamiento en la cultura y sus usos y explotación en disciplinas como el folklore, lingüística, arte, sociología, literatura, etnohistoria, etc. En: Una selección de libros sobre Venezuela. libreria@iberoamericanalibros.com y www.ibero-americana.net
Libros Latinos Libros Centroamericanos… El diablo, en: http://www.bookfinder.com/dir/e3efcb20/El Diablo en Venezuela.  Certezas, Comentarios, Preguntas Strauss K., Rafael. Description: Studies of the devil in Venezuela in numerous written and philosophical manifestations, including literary ones. With an extensive bibliography. Publisher: Caracas, Fundación Bigott (Bigoteca: Serie Orígenes), 2004 Book Condition: 582 p., bibl., wrps BookID: 98194 Price: $65.00
Los Diablos danzaban en Honor de San Juan Bautista en la ...  ciscuve.org/?p=2037 5 Jun 2012 – En la línea del libro de Rafael Strauss (2004).-El Diablo en Venezuela. ... [PDF]
Noticias en tu Correo de eluniversal.com El diablo en Venezuela… Caracas, sábado 19 de ... Certezas, comentarios, preguntas, del antropólogo venezolano Rafael Strauss. ... www.eud.com/2005/02/19/nl_til.xml
Nuestra América.  Catálogo Antropología http://www.nuestramerica.com.ar/catalogo.asp?id=1&txtRubro=Antropolog%C3%ADa Breve reseña con fotografía del libro, en Nuestra América, http://www.nuestramerica.com.ar/libro359.asp
Rafael A. Strauss K. - BookFinder.com www.bookfinder.com/author/rafael-a-strauss-k/ Search all books by 'Rafael A. Strauss K.' Spanish. via · El Diablo En Venezuela: Certezas, Comentarios, Preguntas ...
Rafael Strauss, a historian who has studied the Dancing Devils in several Venezuelan ... the reggaetón performers of today," said Mr. Strauss, author of the book "The Devil in ... Venezuela Dances to Devilish Beat to Promote Tourism - Boston.com - www.boston.com Rafael Strauss, a historian who has studied the Dancing Devils in several Venezuelan ... ... news.scotsman.com/comment/Chavez-and-Church-go-dancing.3295754.jp Chavez and Church go dancing with the devils - Scotsman.com ... - news.scotsman.com
Rafael Strauss, Certezas, comentarios y preguntas de Rafael Strauss K. (Bigotteca ... Con ... archivo.eluniversal.com/2005/05/27/27313C.if !DOCTYPE xhtml PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Transitional - archivo.eluniversal.com  
Rechazamos estas siniestras presencias - Mombu the Culture Forum www.mombu.com › ... › Culture  http://www.mombu.com/culture/el-salvador/t-rechazamos-estas-siniestras-presencias-12749513.html Reproduce un párrafo del texto de presentación…, de Elías Pino Iturrieta Para seguir la pista del diablo. ... También en  soc.culture.latin-america | Google Groups groups.google.com/group/soc.culture.../9811437048d4ffd8?...
Reseña Libros Latinos: ... Museo de Arte Contemporáneo de Maracay Mario Abreu. Kurczyn, Sylvia. ...  www.libroslatinos.com/cgi-bin/libros/find/title/EL.html - 561k
Venezuela Nº 112 en http://www.rettalibros.com/catas.htm “57. Strauss K., Rafael. (1946-) El diablo en Venezuela. Certezas, Comentarios, Preguntas. 1ª. ed. [Caracas, Venezuela] Fundación Bigott, 2004.- 504 p. 22 cm. (Bigotteca) ISBN 980-6428-48-X Investigación antropológica en torno al mal en Venezuela, cómo se percibe, cómo se manipula y en cuáles escenarios se presenta, su arribo a la historia venezolana, su posicionamiento en la cultura, sus usos y su explotación en disciplinas tan dispares como la psicología, el arte, la arquitectura, la sociología, entre otras, complementan este estudio. /Antropología/Cultura/Cultura Popular/Venezuela/Diablo 24206”
Viento del Sur Editores: Orígenes de la festividad de los ... vientodelsureditores.blogspot.com/.../origenes-de-la-festividad-de-los... 11 Jun 2009 – (12) Strauss K., Rafael. El Diablo en Venezuela…p. 200. (13).