domingo, 15 de enero de 2017

Símbolos patrios como historia y antropología, por Rafael Antonio Strauss K.


Los símbolos patrios como historia y antropología. Ideas para desarrollar en la consulta de la Asamblea Nacional sobre cambios en la Bandera y el Escudo de Venezuela, a la que fui invitado. Hay carta. Rafael A. Strauss K. 1º de marzo de 2006.

El símbolo es un convenio social, un acuerdo respecto de la interpretación de ciertos objetos. Nuestros símbolos patrios corresponden a imágenes y símbolos del pasado.

Un símbolo siempre representa o sustituye algo, puesto que es la sustitución o la representación de ese algo. Y ese algo es importante porque sustituye o representa algo importante. Por eso se lo venera. Y al venerársele, surge una suerte de culto con su correspondiente ritual; surge toda una parafernalia, todo un protocolo, toda una liturgia, que suele estar en manos de oficiantes específicos. La sacralización de los símbolos patrios o de la patria, se identifica con lo que pudiéramos llamar una sacralización del Poder Ejecutivo.

Preguntas importantes que surgen ante esto de los símbolos patrios, podrían ser, por ejemplo:

1. Qué tanta conciencia histórica hay en ese culto y de lo que representan. 2. Que tanta conciencia social hay en ese culto y de lo que representan. 3. Y, en definitiva, cómo se debe vivir los símbolos de la patria. Otro punto que veo de interés es qué hay detrás de esa simbología... 

1. Los jóvenes, por ejemplo, parecen no percibirlo, en los actuales momentos. 2. Creo que detrás de esa simbología tiene que haber unidad, que debería expresarse en unidad de pensamiento, unidad cultural y unidad de tradición. 3. Pero ¿es esto posible? 4. En principio, creo que no, porque la unidad no es algo único, no todos y todas participan de la unidad de manera permanente, de tal forma que la unidad suele ser algo intermitente, por decirlo de alguna manera. 5. Y en esta intermitencia, los símbolos funcionarían como una suerte de amalgama momentánea.

6. Lo que sí me parece posible es que se tenga conciencia sobre otras cosas, quizá poco trascendentales, pero importantes: enseñar a un niño a convivir con los demás, con su entorno; enseñar a respetar al prójimo y otras cosas semejantes, que es lo que hace sólida a una sociedad. 7. Para ello, la ley es la base sobre la que se monta aquella aspiración de unidad. Ese sería el propósito de los símbolos y de la ley. Decía Renán –filósofo francés– en 1882 que el concepto de nación es como un acuerdo diario, como si fuera el plebiscito diario, el acuerdo de vivir en comunidad. Se desprende de aquí una pregunta: ¿Al variar el símbolo, se varía también el sentimiento de unidad de un pueblo? El poeta, ensayista, indigenista mexicano Andrés Henestrosa dijo: "La Bandera es la patria toda, en sus sueños, en sus realizaciones, en su origen y concepción se mezclan en mito, la leyenda, la fábula, que sumadas dan el concepto de patria, de nacionalidad, de identidad colectiva. [Poeta, narrador, ensayista, orador, historiador, nació en Ixhuatán, Oaxaca, el 30.11.1906. Grandes contribuciones al indigenismo mexicano http://www.canaldelcongreso.gob.mx/article.php3?id_article=1384  

Los símbolos patrios remiten, esencialmente, al pasado… Probablemente sea por eso que una porción importante de las poblaciones de América, apenas se interesa por saber qué significan en realidad los símbolos patrios. Éstos, se convierten en una suerte de realidad incomprensible que genera curiosidad. Pero hay un punto importante y es que las evoluciones, los cambios que van teniendo los símbolos patrios, no indican otra cosa que en la sociedad se están produciendo cambios importantes, particularmente en la manera de pensar en un momento dado. Es decir, se cambia porque detrás de cualquier cambio lo que hay es un trasfondo histórico, un trasfondo social. Es probable que en este mundo globalizado, ante lo cual la identidad se torna más frágil, los símbolos patrios fortalecen su papel amalgamador.

Otra cosa son los llamados SÍMBOLOS NACIONALES de Venezuela, que son tres representaciones reconocidas: el Ave Nacional, el Árbol Nacional y la Flor Nacional. 1. El Árbol Nacional lo representa el Araguaney, conocido científicamente como Tabebula Chrysantha, declarado como tal el 29 de mayo de 1948. Su nombre científico es de origen indígena, y también es conocido como acapro, curarí, araguán o cañada, flor amarilla y puy. 2. La Flor Nacional la representa la orquídea, conocida científicamente como Cattleya Mossiae, declarada como tal el 23 de mayo de 1951. Su nombre científico le rinde honor al inglés William Cattley, quien cultivó los primeros bulbos de esta planta en el año de 1818, a través de unas especies enviadas desde Brasil. En 1839 fue hallada la Cattleya en Venezuela. La orquídea también es conocida con el nombre de "Flor de Mayo" 3. El Ave Nacional, representada por el Turpial, conocido científicamente como Icterus Icterus, declarado ave nacional de Venezuela el 23 de mayo de 1958.